Tendencias

Una conducta empresarial responsable es clave para el desarrollo sostenible

Una conducta empresarial responsable es clave para el desarrollo sostenible

La participación del sector empresarial, público o privado resulta clave para alcanzar un desarrollo sostenible y avanzar en el cumplimiento de mandatos internacionales en materia de derechos humanos, medio ambiente, derechos laborales y equidad.

Esta mañana, el Consejo Consultivo Nacional de Responsabilidad Social y el órgano local de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) llamado Punto Nacional de Contacto, expusieron los principales puntos de las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales que este organismo impulsa a escala internacional entre sus países miembros y cuyo espíritu es fomentar conductas empresariales éticas y responsables.

Las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales abarca más allá de empresas multinacionales, es una guía esencial para compañías locales, públicas o privadas, pequeñas o medianas. Es pauta para que el sector empresarial desarrolle buenas prácticas a partir de políticas públicas modernas y alineadas a las principales preocupaciones sociales, laborales y ambientales.

Tal y como lo explica Carola Medina, asesora de Comercio Exterior y del PNC, si bien las líneas directrices no son vinculantes para las empresas sí lo son para los Estados que se adhieran a la OCDE y suscriben la declaración, tal y como está en proceso Costa Rica.  El Estado necesita de empresas comprometidas con el desarrollo sostenible, responsables y éticas, dijo Medina.

Están basada en normativas y declaraciones universales, las cuales sí son vinculantes para los Estados. Si bien no tiene la finalidad de ser un instrumento punitivo, busca ser una plataforma hacia las buenas prácticas y de conducta.

Los principios de la OCDE invitan a un análisis interno de las empresas para saber cómo se puede impactar positivamente y evitar daños en el entorno, no importa donde estén sus operaciones; si en países con leyes débiles o países con normativa rigurosa. No distinguen entre tamaño o propiedad de la empresa, si son nacionales o extranjeras: su interés es difundir conductas responsables.

Están divididas en asuntos generales y específicos, ambos cobijados por el principio de debida diligencia, es decir alienta la promoción de proyecto para el desarrollo sostenible y análisis de riesgo de las actividades empresariales.

‘Las empresas deberán identificar, prevenir, mitigar y reportar cómo abordan sus impactos negativos reales y potenciales” manifestó Medina.

Las líneas directrices contemplan diversos temas: derechos humanos, ambiente, empleo y relaciones laborales; ciencia y tecnología; interés de los consumidores; competencia; aspectos tributarios y lucha contra la corrupción.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ir a la barra de herramientas