CCNRS

Habilidades para la vida: una inversión urgente para formar personal feliz y productivo

Habilidades para la vida: una inversión urgente para formar personal feliz y productivo

¿Cómo potenciar nuestras capacidades, conocimientos y competencias para la vida? ¿Cuáles son las habilidades fundamentales para poder ser capaces de interactuar con otros, de integrarse en ambientes laborales, para ser más productivos y felices?

Estas inquietudes y otras más fueron los temas analizados en la primera –de cuatro sesiones–  sobre: “Habilidades para la Vida, ¿Por qué desarrollar habilidades para la vida, en niñas y niños tiene impacto en lo socioeconómico”.

La actividad es impartida por Visión Mundial, a cargo de Cristhiam Álvarez. Con él, los participantes aprendieron sobre los cuatro diferentes niveles que conforman las habilidades de todo ser humano:

  1. Nivel de Capacidades: cognitivas, sociales, psicosociales, mentales, físicas. Son todas las habilidades que trae el ser humano.
  2. Nivel Habilidades: se construyen a partir de las capacidades innatas o biológicas o del desarrollo. Qué tanto se convierte en habilidades. Debe cumplir lo siguiente para ser hábil: resultarle fácil, resultarle efectivo y hacerlo rápido. Esa es la diferencia entre capacidad y habilidad. Puede ser innata o desarrollada. Se requiere exposición continua y práctica. Los primeros 1000 días de un niño son esenciales a nivel de capacidades y a nivel afectivo. Contacto visual es fundamental para activar neuronas espejo (las que generan empatía).
  3. Nivel Destrezas: No le cuesta nada, es sencillo para las personas pues se entiende que ha desarrollado una capacidad tal que lo hace ver la cosa más sencilla.
  4. Nivel Competencia: no desarrolla una competencia sin los tres niveles anteriores. Puede superar su propia marca.

La competencia psicosocial se traduce entonces en aquellas “habilidades o destrezas de una persona para tener un comportamiento adaptativo y cómo se potencian todas las capacidades para poder insertarse en su contexto. Implico un desarrollo de ciertas destrezas, no solo las académicas.

De acuerdo con Álvarez el cómo potenciar las habilidades para la vida es un tema del cual se está hablando mucho en las empresas. Lo ha puesto de moda la empresa con fuerza laboral técnicamente muy desarrollada, pero con pésimas habilidades sociales.

“No es posible corregirlo con desarrollo organizacional, va más allá y toda empresa debería tener el tema en su mapa de acciones siempre, no manejarlo desde una visión reactiva”, explicó el experto.

Desarrollar habilidades para la vida y ponerlas en función dentro de un contexto laboral, requiere tiempo, recursos y compromiso. Álvarez advierte que las empresas deberían invertir en este tema desde la primera infancia para así garantizar en el futuro personal psicosocialmente adaptado y más productivo. Los primeros 20 años de vida marcan el resto de la vida, dijo.

Las Habilidades para la vida son entonces destrezas, comportamientos adaptativos y positivos que le permiten a las personas manejar efectivamente las demandas y retos de la vida cotidiana.

Riesgos para formar personas socialmente productivas:

  • Contexto social: privación extrema (económico, alimento, necesidades básicas o afectivas);
  • Discriminación en el nivel humana o social.
  • Catástrofes o eventos naturales o vivir en zonas militarizadas o en entornos de narcotráfico.
  • Discapacidad

OMS plantea la siguiente lista de 10 habilidades nucleares:

  • Empatía
  • Manejo de emociones
  • Manejo de estrés
  • Toma de decisiones
  • Resolución de problema
  • Pensamiento creativo
  • Pensamiento crítico
  • Comunicación efectiva
  • Relaciones interpersonales.

 

Ir a la barra de herramientas